mercredi 2 janvier 2013

Desde lamentaciones sonoras.



Muy seriamente lo lamento.
Justo ahora no he hecho algo malo, creo. Pero a través de mis 21 años he cometido incontables errores, y lo lamento.
Lamento ser tan insegura y envidiosa.
Lamento insistir tanto en ridiculeces.
Lamento que no llego a alcanzar ese grado de casi perfección al que esperan que llegue algún día.
Lamento tener miedo. Lamento fallar todo el tiempo.
Lamento estar lamentando.







Lamento ser tan... yo misma. Porque, a pesar de que nunca he tenido la intención de lastimar a las personas que amo, los lastimo invariablemente, y solo me queda pedir disculpas y esperar que todo mejore.
Lamento que estoy tan atrapada dentro de mi egoísta vida que no me doy oportunidad de pensar en los sentimientos de los demás.
Lamento tratar de ayudar a los demás cuando es bien sabido que sólo puedo arruinar las cosas, no importa si mis intenciones son buenas o no.
Lamento ser absurda.
Lamento no ser lo suficientemente grande como para merecer un bonito romance sincero.
Lamento depender de ti (si es que estás leyendo esto).
Lamento haberte utilizado para estar alegre (si es que estás leyendo esto).
Lamento no ser capaz de ayudar verdaderamente a alguien.
¿Qué diferencia puedo hacer en el mundo si yo solo soy fotografías, letras e historias ajenas?
Lamento hacer tanto drama.
Lamento haberte hecho sentir mal esas ocasiones (si es que estás leyendo esto).
Lamento complicar las cosas sencillas y simples.
Lamento creer, todavía, que soy lo suficientemente fuerte como para superarlo.
Lamento mentir.
Lamento decir la verdad.
Lamento gastar oxígeno.
Justo ahora lamento existir.
No está bien, lo sé.
Lamento mucho ser yo. Lamento que, no importa cuánto parezca que me esfuerzo por madurar, no me interesa.
Y lamento desear convertirme en alguien lo suficientemente traslúcida como para que alguien se enamore de mí propiamente.
Lamento que siempre arruino las cosas.
Lamento que me hayas conocido.
Lamento no ser lo suficientemente madura como para que te apoyes en mí.
Lamento todo lo que he hecho y lamento ya lo que haré.
Lamento ser solo un espacio ocupado...
Y es que ahora deseo no despertar mañana siendo yo misma, pero lo más probable es que lo haga, abriré los ojos y seguiré siendo la misma persona que lamenta todo.






Despertar en un nuevo día para decepcionarme una vez más y decepcionar a... solo dios sabe cuántas personas más. Porque eso es lo que hago mejor: decepcionar.
Y todo esto porque he estado haciendo las cosas mal, me parece que desde que nací y de eso yo no soy tan culpable. Y lo lamento.


Aucun commentaire: