vendredi 25 janvier 2013

"I’m not pretty enough for you"





Sabes que estoy sola, te intriga mi tristeza y quieres que vayamos al café del centro de la ciudad el próximo anochecer; quieres que platiquemos, que nos conozcamos, que nos enteremos de todos los gustos que compartimos para convivir juntos; quieres que nos mostremos lo que el otro ignora para ser interesantes el uno para el otro y evitar el enfado. Quieres que tengamos citas después, quieres besar mis labios, que te abrace y sonría por ti. Quieres ser importante para mí a la vez que lo soy para ti. Quieres beber el té de mi taza sin que me moleste, quieres que quiera que vayamos a los museos y que te invite a la casa de mis padres a jugar nintendo. Quieres que te pida que desabroches mi vestido de flores. Quieres que tome fotografías de nosotros, que intercambiemos cámaras y construyamos un cuarto oscuro para revelar los films a nuestro gusto. Quieres que paseemos en bicicleta. Quieres que te mande postales y que te escriba cartas de amor, quieres pensar en mí cuando vez las nubes cambiando de colores mientras se oculta el sol. Quieres que horneemos pasteles y galletas de chocolate y que te cuente una historia fantástica mientras regamos mis plantas, quieres que hagamos el amor, quieres sorprenderte con mi colección de libros y quieres regalarme florecitas para secar entre las páginas de mis cuadernos y para adornar mi cabello. Quieres llevarme al bosque para comer zarzamoras dulces mientras buscamos figuras en las nubes. Quieres que viajemos a muchos lugares y que soñemos sobre almohadas contiguas, quieres que vea las fotografías de tu infancia y pedirme que te muestre las mías para burlarte también. Quieres que vayamos al parque de diversiones y que comamos helados de todos los sabores, quieres que veamos películas y pidamos pizza por teléfono. Quieres que tengamos recuerdos de cada una de las estaciones del año y ser uno de los personajes principales de mi historia particular, pero te das cuenta que no soy tan bonita como pensabas, y ya no quieres, nada. 












mercredi 2 janvier 2013

Desde lamentaciones sonoras.



Muy seriamente lo lamento.
Justo ahora no he hecho algo malo, creo. Pero a través de mis 21 años he cometido incontables errores, y lo lamento.
Lamento ser tan insegura y envidiosa.
Lamento insistir tanto en ridiculeces.
Lamento que no llego a alcanzar ese grado de casi perfección al que esperan que llegue algún día.
Lamento tener miedo. Lamento fallar todo el tiempo.
Lamento estar lamentando.







Lamento ser tan... yo misma. Porque, a pesar de que nunca he tenido la intención de lastimar a las personas que amo, los lastimo invariablemente, y solo me queda pedir disculpas y esperar que todo mejore.
Lamento que estoy tan atrapada dentro de mi egoísta vida que no me doy oportunidad de pensar en los sentimientos de los demás.
Lamento tratar de ayudar a los demás cuando es bien sabido que sólo puedo arruinar las cosas, no importa si mis intenciones son buenas o no.
Lamento ser absurda.
Lamento no ser lo suficientemente grande como para merecer un bonito romance sincero.
Lamento depender de ti (si es que estás leyendo esto).
Lamento haberte utilizado para estar alegre (si es que estás leyendo esto).
Lamento no ser capaz de ayudar verdaderamente a alguien.
¿Qué diferencia puedo hacer en el mundo si yo solo soy fotografías, letras e historias ajenas?
Lamento hacer tanto drama.
Lamento haberte hecho sentir mal esas ocasiones (si es que estás leyendo esto).
Lamento complicar las cosas sencillas y simples.
Lamento creer, todavía, que soy lo suficientemente fuerte como para superarlo.
Lamento mentir.
Lamento decir la verdad.
Lamento gastar oxígeno.
Justo ahora lamento existir.
No está bien, lo sé.
Lamento mucho ser yo. Lamento que, no importa cuánto parezca que me esfuerzo por madurar, no me interesa.
Y lamento desear convertirme en alguien lo suficientemente traslúcida como para que alguien se enamore de mí propiamente.
Lamento que siempre arruino las cosas.
Lamento que me hayas conocido.
Lamento no ser lo suficientemente madura como para que te apoyes en mí.
Lamento todo lo que he hecho y lamento ya lo que haré.
Lamento ser solo un espacio ocupado...
Y es que ahora deseo no despertar mañana siendo yo misma, pero lo más probable es que lo haga, abriré los ojos y seguiré siendo la misma persona que lamenta todo.






Despertar en un nuevo día para decepcionarme una vez más y decepcionar a... solo dios sabe cuántas personas más. Porque eso es lo que hago mejor: decepcionar.
Y todo esto porque he estado haciendo las cosas mal, me parece que desde que nací y de eso yo no soy tan culpable. Y lo lamento.


La fiesta del final del 2012



"La fiesta de Navidad es en Zacapu y la del Año nuevo en Maravatío, para que tú y tu hermanita convivan con las dos familias”. Así era la regla que me explicó mi papá la primer vez que le pregunté, en mi infancia, que por qué no nos quedábamos en Zacapu hasta la cena del fin de año. Siempre preferí ir a Zacapu, por la diversión y el cariño entre familiares. En Maravatío me molestaba la música y la bufanda que te tapaba los ojos en el juego de las piñatas. Después de unos 15 años, ya con la ausencia de mi abuelo, con mi papá lejos y con el corazón roto, sólo me veo a mí misma como ese gatito del ojo lastimado, y no me siento tan bien. Pero me alivia tener a mi hermana tan cerca, tal cual como el gatito color de la miel y su hermano.





  






Fin del año 2012.