mardi 23 avril 2013

El muchacho de un efímero recuerdo.



Ésta mañana recordé que soñé con él.

Fue desconcertante, sé que existe pero no lo conozco, y seguro que e ha de pasar algo similar.

Era un chico serio, creo. Lo recuerdo delgado, usaba anteojos, no podría hablar de su estatura ni algún detalle además de que sí recuerdo su nombre, de 3 letras sin apellido, no presté más atención. Estuvimos juntos en la escuela preparatoria pero jamás coincidimos, solo lo ubico porque probablemente era/es amigo de alguno de mis compañeros de entonces. 

No recuerdo que hayamos hablado ni una vez, jamás intercambiamos palabras, ni un "hola", nada; tampoco recuerdo contacto visual alguno, pero lo soñé... y creo que nos queríamos, era como amor (onírico, por obvias razones).

Son cosas que le suceden a una mujercita como yo, con el corazón roto. Supongo que mi cerebro me quiere feliz: tomó la imagen y el nombre de un joven de algún breve recuerdo irrelevante para hacerme creer que alguien que no conozco siente cariño por mí, supongo que con el objetivo de dejar morir el afecto que conservo por el muchacho de mi primer beso romántico, con el que viví una funesta historia de amor. El ending theme de esa historia justo sería esta canción de Feist:






Y efectivamente, gracias al muchachodeunefímerorrecuerdo, creo que comienzo a salir de esa estación de trágico romanticismo absurdo que me ha mantenido viviendo en tristeza e inercia. 

Y aunque sé que ahora no hay alguien que me tenga dilección alguna, tengo la certeza del hecho de que podría yo ser personaje de una historia de amor bonito en mi vida, o por lo menos en mis sueños.




Aucun commentaire: