mardi 13 août 2013

Al fin un amor de verano.




El mar como contenedor de lágrimas y 
la arena condescendiente como diario privado.


El té de vainilla como barbitúrico y 
la brisa estival como tónico.









Y tú, querido Luis, como el mejor de mis amigos desde hace 7 años.